Eliminar plagas de oruga procesionaria en barcelona

PROCESIONARIA

“Thaumetopoea pityocampa”

La Procesionaria del pino, “Thaumetopoea pityocampa” es una especie de lepidóptero, incluido en la familia “Thaumetopoeidae”.

Abunda en los bosques, campos y jardines de pinos de Europa del Sur y central, además de los pinos, habita también en cedros y abetos.

En la Península Ibérica y las Islas Baleares ataca a todos los géneros de Pinus presentes: Pino silvestre, pino piñonero, pino carrasco, pino rodeno y pino salgareño.

La Procesionaria del pino y su ciclo de vida.

Los individuos adultos en forma de mariposas se aparean en verano. Tienen hábitos exclusivamente nocturnos. La hembra pone sus huevos sobre las copas de los árboles, formando puestas muy características en forma de espiral alrededor de una o dos acículas. Entre 30 y 40 días después nacen las orugas (generalmente en los meses de septiembre-octubre), que pasarán por cinco estados larvarios.

Inmediatamente después de eclosionar y salir las larvas empiezan a alimentarse de las acículas de los árboles, produciendo su defoliación. El principio, por su tamaño y actividad el nivel de alimentación y la defoliación es moderada. Desde el primer estadio larvario, las colonias de orugas construyen conjuntamente pequeñas bolsas de seda con función de refugio colectivo.

A partir del tercer estadio larvario las orugas construyen sobre los árboles unos bolsones mucho más densos y conspicuos, en los que pasarán el invierno. En el quinto estadio larvario las orugas son tremenda mente voraces. Tras alimentarse durante unos 30 días, entre febrero y abril, las orugas en esta última fase descienden al suelo desde los árboles, en características filas indias (de ahí su nombre común de “procesionarias”). Finalmente se entierran en el suelo, donde pasan a la fase de pupa o crisálida. En verano las crisálidas hacen eclosión, y surgen las mariposas cuyo periodo de vida es muy corto (entre uno y dos días), que se aparean, comenzando de nuevo el ciclo.

Imagen: livethephotography

Daño Forestal.

La Procesionaria del pino, durante su ciclo de vida, comen acículas de los pinos y cedros pudiendo llegar a provocar que estos se sequen y caigan.

El daño más importante lo hacen desde el final del invierno hasta mitad de primavera, cuando las orugas son más grandes y voraces.

Daño a las personas y animales.

En estado de oruga, presenta unos pelos en su cuerpo que son urticantes, por lo que pueden ocasionar problemas y molestias por contacto en piel, ojos, mucosas y otras zonas del cuerpo. Hay que tener en cuenta la gravedad en cuanto a los animales que puedan tener contacto con ellas. Es muy común su ataque en perros.

Tratamiento.

Se recomienda realizar tratamiento entre los meses de Octubre a Enero.

¿NECESITA REALIZAR UN TRATAMIENTO CONTRA LA PROCESIONARIA?